Camacho y Fernández se atribuyen una victoria

El gobernador reivindica los paros insinuando que gracias esas medidas se considerará la fecha del censo. El alcalde dice que fue su propuesta inicial, la que presentó en La Paz el 27 de julio pasado, la que está siendo tomada en cuenta.

La rivalidad surgida entre el gobernador del departamento, Luis Fernando Camacho, y el alcalde de la capital cruceña, Jhonny Fernández, marcó parte de la lucha por el Censo Nacional de Población y Vivienda.
Tras la reunión del lunes con personeros de gobierno, en la que se concilió una nueva ruta en base a criterios técnicos, ambas autoridades se arrogaron una victoria política con este acuerdo.
"Al final se hizo lo que yo había propuesto en julio en la reunión con los alcaldes, que vamos por la vía técnica", indicó el alcalde Fernández al programa Piedra, Papel y Tinta, de La Razón. "Esa vez me tildaron de 'traidor', me insultaron y no me dejaron hablar. Al final el tiempo me dio la razón", señaló el burgomaestre cruceño.
En tanto, Camacho recurrió a la red social Twitter para expresarse. "Cuando el Gobierno decidió arbitrariamente postergar el censo, Santa Cruz se organizó y respondió con dos paros exitosos, exigiendo que se escuche al equipo técnico del Comité Interinstitucional, para lograr un censo transparente y oportuno", aseguró en el último de sus tuits, aunque previamente había subido otros dos en el mismo tono.
Ambas autoridades formaron parte de la decisiva reunión del lunes, aunque estuvieron separados en la testera por el ministro de Planificación, Sergio Cusicanqui.
No se saludaron y mantuvieron la distancia a la hora de la fotografía oficial.
"No tengo nada que responder. La justicia lo está viendo y yo no voy a responder a ningún insulto", respondió Fernández al ser consultado sobre su confrontación con Camacho, que incluye un episodio violento en el que la casa del alcalde fue atacada con una lluvia de petardos y piedras.
Jhonny acusa al gobernador de estar detrás de esta afrenta, mientras que éste, lo acusa de haber fabricado un "autoatentado".
La presencia de vehículos oficiales de la Alcaldía en la escena ha generado una investigación judicial y una crisis de gabinete en la administración municipal