Gobierno garantiza subvenciones para apoyar al sector productivo y evitar afectar el bolsillo del ciudadano


La política de subvenciones en Bolivia es sostenible, "porque el Estado tiene la capacidad de asumirlas" y absorber las presiones inflacionarias para "evitar que caiga en el bolsillo del ciudadano", aseguró el portavoz presidencial Jorge Richter.
"Las subvenciones, también, ayudan y fortalecen a los sectores productivos del país", añadió en respuesta a las recomendaciones hechas por el Fondo Monetario Internacional (FMI) a Bolivia y que, entre otros aspectos, sugieren anular las subvenciones.

"Se subvenciona el diésel, los combustibles, el gas, la tarifa eléctrica, también los alimentos y los fertilizantes, para que nuestro sector productivo, fundamentalmente en el oriente, pueda tener capacidades competitivas", explicó en una entrevista en Radio Kawsachun Coca

Tras conocerse las "recomendaciones" del organismo internacional, el ministro de Economía, Marcelo Montenegro, salió el jueves a calificarlas de "viejas recetas" económicas y recordó que el manejo de la política económica es soberana, con resultados que mantienen una inflación controlada y un sostenido crecimiento.

"Van señalando las viejas recetas de hace muchas décadas atrás donde indican disminuir la subvenciones, ir bajando el gasto público, ir eliminando -como lo dice en su comunicado- el aguinaldo de fin de año. Nosotros consideramos que ese tipo de recomendaciones no las vamos a aceptar, porque somos un país soberano y tenemos una política económica soberana", afirmó ese jueves.

Richter advirtió que retirar las subvenciones traería un inmediato incremento de precios de diferentes productos, entre ellos de los combustibles, con afectación directa a los sectores más vulnerables de la sociedad.

"Encarecimiento de los productos de la canasta familiar, por otro lado, baja en las capacidades productivas y los niveles de competitividad de nuestros productores, porque tendría que costar más caro los fertilizantes, el diésel, el gas, el combustible, la tarifa eléctrica y los alimentos", detalló.

La administración del presidente Luis Arce viene aplicando el Modelo Económico Social Comunitario Productivo que logró encaminar la reconstrucción económica con niveles importantes de crecimiento, un superávit comercial histórico, una inflación controlada, disminución de la pobreza, entre o

"Nuestro Modelo Económico Social Comunitario Productivo es soberano y sigue demostrando su éxito en la reducción de las desigualdades sociales y económicas en Bolivia. Por ello, no aceptamos los planteamientos del FMI, que irían en desmedro del pueblo, sobre todo la clase obrera", escribió el viernes Arce en su cuenta de Twitter.